Loading...
23.12.08

Reciclar?

Apareceu publicada en La Vanguardia e que o blog de ediciona recollía. Nela un lector queixábase de que vira un contedor cheo de libros desparramados que algunha biblioteca de Barcelona tirara ao lixo. A crueldade do asunto non só está en que libros en bo estado ou con pegadas de uso prolongado se tiren, senón que tamén se atopou no feito de que o autor da misiva non puidera salvar ningún exemplar, pois a empresa de tratamento do lixo non permitía coller nada dos contedores.
A reflexión do autor levoume a lembrar algunha frase ben intencionada, pero radicalmente errada que escoitei na boca dalgunha bibliotequeira escolar. Un libro que non estea en perfecto estado non pode ser regalado. A frase, que encerra un principio estupendo, ninguén merece un libro en mal estado, sacudiume no asento do auditorio onde a escoitaba. Acaso non é preferible un bo libro usado que unha casa sen libros? Un libro no que poder refuxiarse cando un non ten opción a mercalo por falla de recursos ou desidia é un don impagable, algo que sempre permanecerá con un.
Invito aos bibliotecarios a que busquen lectores adoptivos para os libros que se retiren dos andeis.

¿RECICLAR?

Apareció publicada en La Vanguardia y el blog de ediciona lo recogía en uno de sus apartados. Se trata de una carta en la que un lector se quejaba de que se había encontrado en un contenedor varias cajas de libros desparramadas que alguna biblioteca de Barcelona había tirado a la basura.
La crueldad no está sólo en el hecho de que libros con marcas de uso prolongado o todavía en buen estado se tiren, sino también en el hecho de que el autor de la misiva no hubiese podido salvar ni un solo ejemplar puesto que la empresa de tratamiento de basuras no permitía retirar nada de los contrenedores
La reflexión del autor me llevó a recordar alguna frase bien intencionada, pero radicalmente equivocada, que hace pocas semanas escuchén en boca de una bibliotequera escolar. Un libro que no esté en perfecto estado no puede ser regalado. Tirémoslo antes a la basura, venía a decir. La frase, que encierra un principio estupendo: Nadie merece un libro en mal estado, me sacudió en el asiento del auditorio dónde la escuchaba. ¿Acaso no es preferible un buen libro usado que una casa sin libros? Un libro en el que poder refugiarse cuando no se tiene la oportunidad de comprarlo por falta de recursos o desidia de los mayores es un don impagable, algo que siempre
permanecerá.
Yo invito a los bibliotecarios a que busquen lectores adoptivos para aquellos libros que retiren de las estanterías.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
TOP