Loading...
24.3.08

RECUPERANDO A MEMORIA


Hai autores que van quedando no esquecemento. Por fortuna, para compensalo, sempre xurde esa chamada do destino que pon ao noso alcance aquilo que sempre andivemos buscando aínda que non o soubésemos. Neste caso debería dicir que foi el quen me buscou. Alí estaba sobre unha triste mesa da biblioteca agardando a ser recatalogado. E tiña que ser aquel día, un dos escasos días en que visito a biblioteca pública, unha biblioteca da que nin siquera teño carné. Chamábame a berros, pero eu non me decataba entre aquel enorme silencio da hora en que as portas se pechan para deixar espazo ao son da choiva caendo sobre as claraboias. De pronto, non sei como, a vista bateume sobre a cuberta e puiden ler o seu título, "Mi mundo perdido".
Hoxe, despois de lelo e anotar no meu caderno as ideas e parágrafos que me fixeron reflexionar, que me seduciron ou que simplemente me parecen dardos na diana do que significa escribir para os nenos e nenas; pregúntome como pode ser Astrid Lindgren tan descoñecida para os novos lectores; como puido caer Pippa ou Pippi nun recordo meramente televisual, con ese mundo libertario, ás veces, disparatado outras. É o reino do efímero, pensei, o imperio da novidade, unha época na que milleiros de títulos, que nos deslumbran con todas esas luces artificiosas, que pasan ocupando o tempo e o espazo doutros que sempre permanecerán mudos, agachados nalgún andel da biblioteca agardando que dentro duns anos, cando teñan caído no esquecemento, alguén os atope e pense, como puido estar tanto tempo aquí sen que teñamos atendido a súa invitación, e decida darlle nova vida abríndoo a novos lectores.

________________________________________
RECUPERANDO LA MEMORIA

Hay autores que se van quedando en el olvido. Por fortuna, para compensarlo, siempre surge esa llamada del destino que pone a nuestro alcance aquello que siempre hemos estado buscando aún sin saberlo. En este caso debería decir que fue el quién me buscó a mí. Allí estaba, sobre una triste mesa de biblioteca esperando a ser recatalogado. Y tuvo que ser aquel día, uno de esos escasos días en que visito la biblioteca pública, una biblioteca de la que ni siquiera tengo carnet. Me llamaba a gritos, pero en medio de aquel silencio de la hora en que las puertas se cierran para dejar sitio a los sonidos de la lluvia sobre las claraboyas, yo no me enteraba. De pronto, no sé cómo, mi vista se encontró con una portada y pude leer su título, "Mi mundo perdido".
Hoy, después de leerlo y anotar en mi cuaderno las ideas y párrafos que me hicieron pensar, los que me seducieron o los que simplemente me parecieron dardos en la diana de lo que
significa escribir para las niñas y niños; me pregunto cómo puede Astrid Lindgren ser tan desconocida para los nuevos lectores; como pudo haberse convertido Pippa o Pippi en un simple recuerdo televisivo; con ese mundo libertario, unas veces, disparatado, otras.
Es el reino de lo efímero, me dije, el imperio de la novedad; una época en la que miles de títulos, que nos deslumbran con todas esas luces artificiosas, pasan ocupando el tiempo y el espacio de otros que, mudos, siempre permanecerán, escondidos en algún estanque de una biblioteca esperando que dentro de unos años, cuando hayan caído en el olvido. alguien los encuentre y se pregunte cómo ha podido estar tanto tiempo aquí sin que hayamos escuchado su llamada, y decida darle nueva vida abriéndolo a nuevos lectores.


2 comentarios:

  1. Dos mellores libros que recordo da infancia está as aventuras de Miguel, cunhas ilustracións que eu vexo inseparables do texto. Daquelas lin-as en alemán (como nena emigrante que era tiven esa sorte). Pois hai uns meses quixen mercar algún libro de Astrid L. pero encontrei-me con edicións de hai uns anos, esgotadas. Mágoa, si, edítan-se libros moi fermosos, pero éstes que a min tanto me gustaron xa non aparecen.
    Un blog ben chulo, pasarei por aquí

    ResponderEliminar
  2. Tes toda a razón do mundo Olivia. As edicións que se fixeron en castelán dalgúns libros sonche ben cutres. Buscando as edicións estranxeiras atopei unhas magníficas edicións en sueco e inglés, cunhas ilustracións que en español nunca houbo, mesmo as portadas son totalmente distintas.

    ResponderEliminar

 
TOP